experiencia

¿Trabajar sin experiencia laboral? Posible

Miles de recién titulados se enfrentan diariamente a la difícil tarea de buscar trabajo, contando con el handicap de no tener experiencia laboral previa. Aunque acudir a una entrevista de trabajo siempre supone nerviosismo, este se acrecenta en gran medida cuando sabes que cuentas con una carencia palpable con respecto a tus competidores. Nosotros no podemos hacer nada para que las empresas te valoren como es debido, pero si podemos ayudarte a que saques lo mejor de ti en la entrevista y puedas sentirte más seguro, ampliando tus posibilidades de éxito.

  1. CV. Todo empieza con la elaboración de nuestro CV. Si no tienes nada que poner como experiencia laboral, resalta otros aspectos, como logros académicos, pequeños trabajos de verano, voluntariado o aficiones, que puedan ser de interés y aporten algo positivo.
  2. Carta de presentación. Esta siempre es un elemento extra, que podrán valorar los entrevistadores. De esta manera podrás integrar tus aficione, y aptitudes de una manera un poco más extensa, así como demostrar tus dotes de redacción o creatividad.
  3. Formación específica. No tienes experiencia laboral, pero porque te has estado formado. Esto pasa, y muchas veces. Marcar la diferencia con un curso, máster o incluso seminario, pueden demostrar que, a pesar de todo, conoces el sector y estás preparado para incorporarte a él.
  4. Manejo de las nuevas tecnologías. Si tienes la suerte de ser uno de los denominados “nativos digitales”, aprovéchalo, deja patente tu dominio de las nuevas tecnologías y tu capacidad de aprendizaje de nuevos programas o aplicaciones.
  5. Capacidad de adaptación. Al ser la primera vez que te incorporas al mundo laboral, tendrás una capacidad de adaptación más alta que una persona que tenga que realizar un proceso de readaptación a una empresa o a un puesto en concreto.
  6. Lenguaje corporal. Si te obsesionas en tus carencias, es muy probable que te sientas atacado, cuando te pregunten acerca de ellas. Debes mantener una actitud relajada, y tratar el tema con tranquilidad, intentando suplir tu falta de experiencia con otras cuestiones.
  7. Entusiasmo. Parece algo obvio, pero tu entusiasmo por incorporarte al mundo laboral, puede ser clave a la hora de marcar la diferencia con alguien que ya está trabajando , o ha trabajado con anterioridad. Transmíteselo al entrevistador, sin tapujos, aunque controlando tu efusividad.

Como ves, no tener experiencia laboral, no tiene por qué ser siempre un problema. Tiene sus ventajas, y tú, has de saber explotarlas al máximo.

Otros posts que te pueden interesar


Comparte en las redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *