el teletrabajo te ahorra dinero

TELETRABAJO: Quiero trabajar desde casa

Según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), sólo el 27% de las empresas españolas permiten el teletrabajo.

En materia de empleabilidad hay mucho escrito. Más todavía si lo vinculamos a transformación digital.

Las palabras más repetidas son siempre ‘digital’, ‘tecnología’, ‘marca personal’, ‘redes sociales’, ‘talento’, ‘teletrabajo’… Sobre ellas, gira la realidad del mercado laboral actual, un mercado turbulento y convulso caracterizado por nuevas demandas y retos a nivel profesional.

Uno de los protagonistas de las principales noticias de estos días es el teletrabajo, una respuesta clara a la necesidad de adaptarse a una realidad social donde el horario laboral se convierte en el principal obstáculo para la conciliación de la vida laboral y personal.

Sin embargo, la realidad de España en teletrabajo está muy lejos de la de otros países, según una encuesta publicada por el INE, tan solo el 27% de las empresas españolas lo permite.

El principal hándicap es la desconfianza, ya que la mayor parte de los empresarios no se fía de que sus trabajadores respeten la jornada laboral cuando se encuentran en casa. Una desconfianza que debe, poco a poco, ir desapareciendo si tenemos en cuenta lo siguiente:

AHORRO: el teletrabajo supone un ahorro considerable en cuanto a oficina, desplazamientos y tiempo se refiere.

MEDIO AMBIENTE: no hace tantos días que teníamos problemas para circular por el centro de Madrid, dadas las restricciones por altos niveles de contaminación. Ahorrar en desplazamientos también implica una cantidad menor de coches circulando y, por tanto, un nivel más bajo de polución.

PRODUCTIVIDAD: la principal ventaja del teletrabajo es que permite la conciliación del trabajo con la vida familiar, permitiendo adaptar la jornada al horario de los demás miembros de la familia. Su traducción es en ‘trabajadores más felices, trabajadores más productivos’.

En el fondo, se trata de una estrategia para mejorar tanto la empleabilidad como la calidad de vida de los trabajadores. Sin olvidar que es, también, una estrategia inteligente para atraer el talento.

La mayoría de perfiles ‘más buscados’ son los digitales que, a su vez, son los que más escasean. Conseguir que el talento digital venga a nuestra empresa y no a otra dependerá de varias variables que aparte de tener que ver con el salario o las posibilidades de crecimiento profesional, tendrán que ver con la flexibilidad laboral.

Adaptarse al mercado laboral es adaptarse a las nuevas generaciones y el mejor modo es a través de la ‘escucha activa’. Si la flexibilidad laboral es una de las primeras cosas en la lista de los que se encuentran en la situación de poder elegir entre un puesto u otro, ¿por qué solo un 27% de las empresas españolas lo permite? He aquí un nuevo reto.

Las empresas se enfrentan a la decisión de adaptarse o padecer la rotación de personal.

Post relacionados que te pueden interesar


Comparte en las redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *