Competitividad

Soy competitivo

¿Es buena la competitividad en el trabajo?

¿Y en lo personal? Podemos irnos atrás en el tiempo y recordar situaciones para intentar discernir si en realidad lo somos o no. Por ejemplo, todos en la Universidad podríamos encasillarnos en dos grupos. En uno, estarían los que siempre tenían apuntes, pero no los compartían con los demás, en el otro, los que se preguntaban: ¿Por qué no nos dejan sus apuntes?

Sin embargo, si bien antes no lo éramos, las dificultades que envuelven el mercado laboral actual han hecho que, cada día, independientemente de nuestra naturaleza, nos volvamos más y más competitivos. Y es que, en ambientes favorables, no nos vemos obligados a luchar por lo que queremos, ya que nos viene dado, mientras que, ante las dificultades y ausencia de oportunidades para todos, debemos ser los mejores si queremos resultar ser los elegidos.

Ser o no competitivo

Antes de nada, deberíamos preguntarnos qué es ser competitivo. Acercándonos más a una definición optimista del término, podemos decir que es la cualidad de quién siempre quiere ser el mejor en todo, revelando con ello motivación, superación, autoaprendizaje y liderazgo.

Pero, si ser competitivo está cargado de connotaciones positivas, ¿por qué está tan mal visto?

Porque ser competitivo también puede revelar un comportamiento pernicioso para el postulante a un puesto, que comienza cuando esa competitividad deja de ser sana, provoca mal ambiente entre los miembros de un equipo y dificulta el trabajo entre ellos. La virtud, como en la mayoría de las cosas en la vida, está en el justo medio.

Ventajas de ser competitivo

  • Mejora de la autoestima

Cuando uno es competitivo se esfuerza por aprender cada día, desarrollando al máximo las habilidades y competencias propias, y obteniendo unos mejores resultados. El hecho de evolucionar poco a poco tiendrá un resultado positivo en tu autoestima.

  • Motivación

Esforzarse continuamente por ser el mejor conlleva que eres una persona a la que le motiva su trabajo y que, por ende, trabaja mejor.

  • Afán de superación

Las dificultades se presentan ante ti como retos a superar, no límites. Por lo que además de ver reforzado tu carácter, serás capaz de hacer frente a la vida con mayor facilidad.

  • Descubre tus puntos fuertes

Para ser el mejor hay que conocerse muy bien, descubriendo tus puntos débiles y potenciando tus fortalezas. No solo creerás en tus virtudes, sino que podrás utilizarlas en un discurso que te venda y te de mayor seguridad.

  • Mayor creatividad

Para poder destacar sobre los demás, no basta con seguir el camino que han marcado otros primero. Toca romper moldes y explotar al máximo tu creatividad para alcanzar metas, en este caso, tu meta: ser el mejor.

Con todo ello, no solo serás capaz de superar obstáculos y acercarte más a tus metas, sino que también desarrollarás capacidades de liderazgo e inculcarás en otros tu misma ideología, avanzar hasta conseguir lo que te propones.

Post relacionados que te pueden interesar


Comparte en las redes sociales:

Un comentario en “Soy competitivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *