Prácticas, necesarias también en la formación online

Leonardo da Vinci dijo en una ocasión: “Los que se enamoran de la práctica sin la teoría son como los pilotos sin timón ni brújula, que nunca podrán saber a dónde van”. A lo largo de la historia hemos comprobado que al artista florentino no le faltaba razón cuando hablaba de la importancia de tener una base sólida de conocimiento; sin embargo también hemos visto que el abuso de una formación teórica perjudica al estudiante en su futuro intento de acceder al mercado laboral. Por ello, desde Cegos Online University hemos valorado la posibilidad de que nuestros alumnos de formación online también puedan realizar prácticas.

Fue León Tolstói quien afirmó: “Es más fácil escribir diez volúmenes de principios filosóficos que poner en práctica uno solo de sus principios”. Precisamente el expertise de Cegos nos ha permito observar este problema. Muchas veces en el papel se leen los mejores currículums, integrados por un sinfín de cursos, el prestigio de buenas universidades, o incluso un expediente brillante. Después la realidad demuestra que en muchas ocasiones esto no se orienta hacia los resultados, sino que simplemente se fundamenta en una formación eminentemente teórica que muchas veces los jóvenes no saben aplicar bien.

Lo cierto es que algunos investigadores han prestado especial atención a este problema. En la mayoría de casos, todos ellos están de acuerdo en que llevar la formación a la práctica es sinónimo de fortalecimiento de los conocimientos aprendidos. De entre todos ellos, podríamos destacar a uno en concreto, como puede ser Edgar Dale. Este pedagogo elaboró en 1946 el conocido, especialmente en las ciencias de la educación, ‘Cono del Aprendizaje‘. La representación de esta figura pretende mostrar de forma sencilla el nivel de aprendizaje en base a la herramienta utilizada para asimilar el conocimiento.

De ese modo, en el cono de Dale se podría observar a simple vista qué método es el que refuerza mejor el conocimiento, y cuál el que menos. En la parte superior de la representación geométrica se encontrarían los “símbolos orales”, los cuales consiguen el índice más bajo de aprendizaje. Frente a esta herramienta, se encuentra en la base del cono la mejor técnica que ayuda a fortalecer y reforzar el conocimiento: la experiencia directa. Solo así el ser humano podría asimilar mucho mejor lo que aprende: observando a su alrededor, conociendo y reconociendo el fenómeno que estudia de primera mano, y aplicando todo lo observado en el intento de mejorar o descubrir algo con el paso del tiempo.

Este “aprender haciendo” o “learning by doing” ya se implantaba en todos nuestros programas, sobre todo a través de ejercicios o casos prácticos de diferentes temáticas. Ahora con las prácticas un alumno de un curso a distancia podría tener un mejor aprendizaje y una mayor motivación. Recordemos que estará acostumbrado a formarse en un portal de cursos online, y que por lo tanto no ha trabajado tanto en equipo; si bien es cierto que se le ofrecen herramientas más interactivas, como por ejemplo los foros. Pero, ¿por qué no fortalecer ese conocimiento y contacto online a través de unas prácticas presenciales?

Solo de ese modo, ofreciendo cursos online con la posibilidad de realizar prácticas, podremos enfocar los perfiles de nuestros alumnos hacia el mercado laboral, o lo que es lo mismo, hacia el mundo de la empresa. Será necesario entender qué es un cash flow, una evaluación por competencias o un ratio de conversión; pero mucho más importante será comprender los conceptos sin necesidad de memorizarlos, y tener la madurez y la mínima experiencia como para poder implementarlos en un entorno laboral real. El objetivo es ese: preparar mejor a nuestros alumnos para el mercado laboral, y mejorar el mercado laboral a base de desarrollar perfiles más competitivos.

Post relacionados que te pueden interesar


Comparte en las redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *