com interna

Comunicación Interna: El poder del hábito

La comunicación interna es vital para el desarrollo de las empresas. Y más en la actualidad en que vivimos, donde los cambios que se suceden transforman el panorama laboral en segundos, auspiciados por el auge de las nuevas tecnologías de la información. Sin embargo, no todos los esfuerzos de las organizaciones en cuanto a comunicación deben centrarse en el público externo. La comunicación dentro de la empresa es fundamental para que ésta funcione correctamente.

Es más, uno de los errores más habituales en empresas es gestionar mal la comunicación dentro de la propia organización, generando problemas, conflictos o malentendidos. Y de hecho a día de hoy podemos afirmar que existen empresas que no dan importancia a la creación de un plan de comunicación interna, que esté basado en una estrategia que responda a unos objetivos concretos.

Entonces, ¿por qué es importante la comunicación interna? En primer lugar, porque las empresas están formadas por personas que trabajan para alcanzar diferentes objetivos. En este sentido, la comunicación interna es fundamental para el funcionamiento y la consecución de esos objetivos y metas.

La comunicación interna no sirve solo para informar a los empleados de las novedades de la empresa, de sus logros o de las decisiones tomadas. Hay que concebirlo de manera más amplia, es decir, que esos empleados puedan también comunicarse, dar a conocer sus opiniones, los problemas que tienen o aquello con lo que están contentos. De esta forma, la alta dirección – a través de la comunicación interna y sus herramientas – podrá saber lo que ocurre realmente en la empresa y ello se consigue atendiendo a las personas que en ella trabajan. Resumiendo, que exista una comunicación bidireccional y no solo descendente.

Además, un trabajador contento e informado lo mostrará como tal fuera de la organización, lo que aportará una mejor imagen a la empresa. Si, por el contrario, los empleados están descontentos, lo harán notar fuera de la empresa y esto puede originar repercusiones en el público exterior. Este tipo de comunicación permite también transmitir los valores de la empresa, de tal forma que el equipo humano que la forma se sienta parte de ella y participe en la cultura organizacional. Así que resumiendo, hacerlo no es la clave, sino que la clave del éxito radica en el tipo de comunicación interna que se use; pues esta siempre existe aunque se a nivel informal.

¿Y qué puede aportar una buena comunicación interna? En primer lugar, los empleados se sentirán escuchados, estarán motivados y contentos con la empresa en la que trabajan. Pero además, se podrá generar un buen clima laboral, eliminar problemas y conflictos, mejorar la colaboración entre los diferentes empleados, aumentar la creatividad y la iniciativa. Por otro lado, generará un sentimiento de pertenencia, permitirá responder rápidamente a cambios tanto internos como externos y aumentará la productividad.

Muchas grandes corporaciones, conscientes de ellos, trabajan la comunicación interna en sus organizaciones desde hace años.

La mejor manera de formar nuevos hábitos en el lugar de trabajo es mediante la creación de un sistema de rutina y el establecimiento de recompensas por usar la escucha y el diálogo para alcanzar las metas profesionales que han establecido para sí mismo. Charles Duhigg en ‘El poder de los hábitos’.

Hay muchas maneras de generar este tipo de comunicación, pero el periodista y ganador del premio Pulitzer revela tres de sus claves:

  1. Entrenamiento.
  2. Rutina.
  3. Recompensa.

Desde Cegos Online University hemos desarrollado diferentes cursos que ayudarán a mejorar la comunicación en la empresa y las relaciones entre las personas que la forman. Aquí, podrás consultar diferentes opciones:

Otros posts que te pueden interesar


Comparte en las redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *