incertidumbre

¿Por qué no deberíamos temer la incertidumbre?

La realidad es movimiento. Todo lo que nos rodea y conforma nuestras vidas está amenazado por el azar y el cambio, y sin embargo, la especie humana siempre ha intentado buscar una lógica y un orden en el universo. Es lo que nos define como especie y lo que nos ha permitido evolucionar y progresar hasta hoy.
No aceptamos que las cosas puedan ocurrir, o ser, por un motivo azaroso, necesitamos ver un orden y sentido en ellas. Aquello que no conseguimos entender, lo caótico, nos produce una sensación de intranquilidad y frustración.

Kant consideraba que “la inteligencia de un individuo se mide por la cantidad de incertidumbres que es capaz de soportar”.

Pero ¿qué es la incertidumbre?

La incertidumbre es esa sensación que te invade cuando no sabes lo que va a ocurrir, o cuando estás a expensas de algo o alguien que no seas tú mismo. En definitiva, cuando tienes miedo de lo que pueda suceder.

Decíamos que el hombre siempre ha intentado buscar la razón en todo, es lo que nos caracteriza, buscamos el orden y el sentido en todas las cosas. También en nuestro día a día…

Aunque la incertidumbre siempre ha formado parte de la sociedad, es cierto que en la actualidad parece que los cambios se suceden más rápidamente. Cambios tecnológicos, económicos, educativos, políticos… No podemos evitar que la sociedad siga evolucionando, ni podemos pretender frenar el ritmo al que esto ocurre. Pero lo que si podemos hacer es intentar enfrentarnos al sino de las cosas y gestionar nuestros sentimientos, porque no queremos sentir estrés, ni preocupación, ni tampoco miedo, ¿verdad?

Enfréntate a ella

  • Sal de tu zona de confort, enfréntate a los cambios, sé el motor que los impulse.
  • Vive el presente (siendo sensato), tu vida no puede quedarse en standby por tus temores profesionales y/o personales.
  • No esperes que nadie venga a rescatarte, has de ser tú mismo el que se enfrente a la incertidumbre.
  • Y tranquilo, errar es humano, hasta las personas más exitosas y aquellas que más admiras han tenido equivocaciones.

Hay cosas a las que no podemos darles una explicación racional, tampoco podemos anticiparnos al futuro, así que, no intentes controlarlo todo, espera lo inesperado. Pero no temas, acepta que la vida es cambio, movimiento y verás el futuro como un mar de posibilidades…

Es precisamente fuera de nuestra zona de confort donde más se potencian nuestras capacidades y creatividad.

Otros posts que te pueden interesar


Comparte en las redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *