Talento y Marketing

Marketing y Talento

Siempre hemos utilizado el marketing para vender, mejorar la experiencia del cliente y conseguir fidelizarlo. Es decir, nos centrábamos exclusivamente en el cliente, olvidando por el camino el capital más importante dentro de cualquier empresa: el talento humano.

A día de hoy, no solo utilizamos el marketing para elevar el número de ventas, sino que acudimos a él para satisfacer las necesidades de nuestro talento interno y perseguir que nuestros empleados sean los primeros prescriptores de la marca. Para ello, es muy importante conocer a la perfección las necesidades de nuestros trabajadores y actuar en consecuencia, sabiendo cómo motivarles y también cómo satisfacer sus necesidades.

No solo debemos utilizar el marketing para retener talento, si no que debemos utilizarlo también para gestionar todo el proceso de atracción, captación, selección y retención de profesionales.

¿Cómo atraer el talento?

  • Definir el perfil del candidato ideal para nuestra empresa.
  • Crear contenido de interés que lo atraiga.
  • Transmitir nuestros valores de marca y nuestra filosofía, fomentando la conexión emocional con Los profesionales a los que nos dirigimos.
  • Compartir en RRSS para conseguir llegar a nuevos perfiles, favoreciendo un diálogo abierto con ellos, mostrándonos accesibles y, en definitiva, estando donde ellos están.
  • Humanizar a la empresa. Si nuestros empleados internos están satisfechos serán nuestros mejores prescriptores, contribuyendo a humanizar la marca y potenciando el employer branding a través de las redes sociales

 

¿Cómo retener el talento?

  • Escuchar a los trabajadores

Tenemos que saber qué es lo que quieren y necesitan. Elaborar encuestas periódicamente puede ser una buena opción, aunque como parte del departamento de Recursos Humanos no está de más que conozcas a tus trabajadores y favorezcas un feedback positivo entre ambos bandos. Así lograrás entender sus preocupaciones, conocer sus problemas y construir una relación sólida de confianza.

  • Comunicación efectiva

Es importante compartir la cultura y filosofía de la empresa con la plantilla, pero también hacer llegar un mensaje adaptado al interlocutor y su nivel sociocultural, sabiendo a quién te diriges en todo momento y logrando que el mensaje sea entendido por todos. Solo así podremos medir la efectividad y asegurar su correcta interpretación.

  • Facilitar formación

Si hay potencial dentro de la empresa, no tiene sentido buscarlo fuera. Con una formación continua conseguiremos que estos profesionales se especialicen en un ámbito concreto y actualicen sus conocimientos de acuerdo a las demandas del momento. Las posibilidades de promoción interna tendrán un efecto positivo en la plantilla a nivel de implicación, al tiempo que demostrarán que la empresa quiere contar con los trabajadores actuales, favoreciendo su estabilidad laboral y generando tranquilidad en el entorno.

  • Fomentar las emociones

Reconocer sus logros y esfuerzos, así como mostrarles cómo su trabajo influye positivamente en la evolución de la empresa, conseguirá aumentar el compromiso e identificación con la organización, ay también su deseo de permanecer en ella.

Éstas y otras prácticas contribuirán a mejorar la satisfacción del talento interno, convirtiendo a tu empresa en un lugar agradable para trabajar, que valora a sus empleados y con buena reputación dentro y fuera de ella; atraerás talento y mejorarás tu productividad y posición frente a la competencia.

Adquiere los conocimientos que necesitas con nuestro curso online.

Post relacionados que te pueden interesar


Comparte en las redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *