Las competencias digitales: el nuevo profesional

El mundo digital inunda prácticamente cada faceta de nuestra vida, y el mundo laboral no es una excepción. Con la implantación de la tecnología digital en las empresas y demás organizaciones es necesaria una adecuación de los conocimientos de sus trabajadores, adecuación que en definitiva no es otra cosa más que la adaptación al nuevo mundo.

Desde hace unos años hemos observado la proliferación de Community Managers, un puesto específico asociado a este nuevo mundo empresarial, siendo pues quien actúa como auditor de la marca en los medios sociales. Es un puesto de trabajo dentro de la mercadotecnia en medios sociales, y cumple un nuevo rol relacionado con la publicidad en internet, redes sociales y documentación.

Si bien los Community Managers son un puesto específico, el resto de trabajadores no debe descuidar esta faceta puesto que hoy en día la imagen de marca tiene casi tanto, o más, peso en los medios digitales que en el resto de su entorno. Por otro lado, aparte de la imagen de marca, los profesionales deben mostrar unas determinadas competencias relacionadas con el entorno digital.

Hace décadas el trabajo se desempeñaba en base a los conocimientos que tuviera una persona, siendo estos aprendidos en la universidad o de cualquier otra manera. Esos conocimientos eran suyos y basaba su actividad en ellos, siendo  este en algunas profesiones su principal recurso. Hoy en día es tal la cantidad de información de fácil acceso en la red que los profesionales deben desarrollar nuevas vías de aprendizaje, y de trabajo efectivo por tanto. En este sentido deben mostrar la capacidad de traducir grandes cantidades de datos en conceptos abstractos y comprender el razonamiento basado en datos. A medida que la cantidad de datos que tenemos a nuestra disposición aumenta exponencialmente, muchas más funciones requerirán habilidades basadas en dar sentido a esta información.

Otra de las habilidades a desarrollar podemos llamarla alfabetización en nuevos medios, consistente en la capacidad de evaluar críticamente y desarrollar contenido presente en nuevas formas de comunicación (plataformas digitales principalmente) y aprovechar esto para desarrollar una comunicación persuasiva.

Por otro lado y debido a la globalización del mercado y la sociedad, cada vez más empresas internacionalizan sus equipos de trabajo, siendo esto posible gracias a determinadas herramientas que permiten el intercambio de información y el contacto virtual. La adecuación a estos nuevos paradigmas de funcionamiento interno de las empresas será clave en el futuro de muchas empresas, y sobretodo de sus trabajadores.

El mundo digital no es una novedad, es una realidad y la empresa que no se adapte poco a poco desaparecerá. Aprender a controlar la imagen de marca virtual, las habilidades necesarias para optimizar el rendimiento haciendo uso de las nuevas herramientas y adaptarse a las nuevas formas de comunicación e intercambio de información se convertirá en la base del desarrollo empresarial del siglo XXI.

Otros posts que te pueden interesar


Comparte en las redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *