Salud

La salud y el trabajo se divorcian

¿Te enferma el trabajo? ¿o más bien eres un enfermo de éste?

En España, el estrés provoca la mayoría de las bajas en el trabajo, suponiendo un coste que supera los 8 millones de euros al año.

Pero, ¿es en realidad el estrés el verdadero culpable de dichas bajas?

Sin duda, tras él se esconden infinidad de patologías de lo más comunes, como pueden ser lesiones lumbares, gripes o infecciones. Por no hablar de problemas psicológicos, ansiedad o depresión.

Gran parte de la sociedad culpa a ‘las ganas de no trabajar’ de este absentismo laboral, sin embargo, la otra mitad cae enferma persiguiendo estereotipos profesionales. Hablamos de aquellos que se imaginan su futuro profesional como héroes o heroínas de su empresa, tomando decisiones de vida o muerte a diario y pasando su jornada laboral súper ocupados. Cargan así, no solo con el estereotipo, sino con todo lo que éste supone.

Así, siguen multiplicándose los casos de personas con cansancio físico y mental, desgana, falta de concentración e interés… Surgen, incluso, nuevas enfermedades estrechamente vinculadas al trabajo a las que antes, ni siquiera poníamos nombre. Aquí entrarían el grupo de los trabajadores compulsivos (workaholism), los que padecen el síndrome de desgaste profesional (burnout), los que sufren acoso (bullying), los de la gripe de yuppie (o síndrome de la fatiga crónica) o los de la fatiga informativa (tecnoestrés).

¿Qué podemos hacer para evitarlo?

Salud en el trabajo

El trabajo es importante, pero la salud siempre debería ser lo primero. Trabajar en un entorno laboral saludable es la clave para estar a gusto y no padecer ninguna de las enfermedades de la anterior lista interminable.

A pesar de que hay demasiadas cosas que no están en nuestras manos, hay otras muchas que sí podemos corregir, intentando alcanzar un estilo de vida que sea compatible con nuestro trabajo y que nos permita controlar la ansiedad, desconectar o, simplemente, poder dormir bien.

  1. Dieta equilibrada

Los beneficios de una dieta balanceada son extensibles a casi todo en la vida. Comer bien, te ayudará a descansar mejor.

  1. Dormir lo necesario, o más

Lo ideal es dormir 7 u 8 horas por día, pero ¿quién sabe mejor que tú cuántas horas necesitas para recuperarte del cansancio acumulado?

  1. Hacer ejercicio

Te fortalecerá y disminuirán no solo las afecciones cardíacas, si no también los síntomas del estrés y la fatiga.

  1. Aumentar el ocio

Es otra fórmula para desconectar, además, reforzarás tus relaciones y tendrás con quién desahogarte.

  1. Técnicas de relajación

Útiles en momentos de mucho estrés, ya que te permitirán mantener el control y pensar con claridad.

 

Como siempre, lo más importante eres tú, por eso deberías hacer todo cuanto esté en tus manos para cuidarte. Recuerda: El bienestar en el trabajo es clave para tener una salud sostenible.

Post relacionados que te pueden interesar


Comparte en las redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *