formación empresarial

La importancia del Plan de Formación Empresarial

Una empresa que ofrece formación de calidad a sus trabajadores, no sólo está proporcionando un beneficio personal a cada uno de ellos, sino que conseguirá un aumento de la efectividad y productividad que le ayudará a conseguir objetivos más ambiciosos, con altas probabilidades de éxito.

A pesar de que los beneficios de la formación empresarial son un hecho probado, son muchas las empresas que se niegan a darle la importancia que merece, restándole continuidad y seriedad. No basta sólo con ofrecer un curso inicial tras la incorporación a la empresa, sino que es importante establecer un plan de formación empresarial, para que ésta sea progresiva y continuada.

Para poder desarrollar un plan de formación con éxito es importante tener en cuenta los siguientes puntos:

  • Objetivos. Previamente a la elaboración del plan de formación, debes tener claro que quieres conseguir con ella, marcando objetivos reales y medibles. No debes olvidar que vas a realizar una inversión, que posteriormente, tendrá que suponer algún beneficio.
  • Análisis de las necesidades. Realiza un estudio de las necesidades de los trabajadores en función de sus departamentos y puesto que desempeñen, de cara a la consecución de los objetivos marcados.
  • Motivación. Tus trabajadores tienen que percibir que la empresa se toma en serio su formación, no puedes exigir algo que tu mismo no estás ofreciendo. De esta manera conseguirás una mayor motivación y compromiso, lo que aumentará la productividad y efectividad en el trabajo.
  • Aplicabilidad. La formación no debe basarse sólo en contenidos teóricos, debe tener una importante parte práctica y sobre todo aplicable al trabajo diario. Ésta es la única manera de que la formación sea efectiva, al mismo tiempo que será más ameno para los alumnos, y más motivacional en el momento de aplicar los contenidos al trabajo.
  • Flexibilidad. Para que la aplicación de los contenidos pueda ser progresiva, debes ofrecer a los trabajadores flexibilidad a la hora de formarse. Con el avance de las nuevas tecnologías, existe una gran oferta de formación online, que permite que el trabajador vaya realizando el curso a su ritmo, con unos tutores siempre disponibles, y que al mismo tiempo siga desarrollando su actividad laboral.
  • Medición.  La única manera de saber si el plan de formación está siendo efectivo, es medir los objetivos. Si el resultado es negativo debes analizar qué ha fallado, y replantear si la formación no es la adecuada, o los objetivos son poco realistas.

Otros posts que te pueden interesar


Comparte en las redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *