Estrategia empresarial

La estrategia empresarial se renueva

Con la llegada de las nuevas tecnologías se han hecho más tangibles las posibilidades de diseñar una estrategia innovadora que revolucione nuestra empresa y la sitúe en una situación de ventaja respecto a la competencia. Tan solo hace falta ser originales, creativos y estar dispuestos a equivocarse. Pues como en cualquier negocio, no hay mejor modo de demostrar que algo funciona o no que probando.

Poco valor puede aportar ya observar a la competencia e imitar sus acciones, puesto que lo que funciona para unos no tiene por qué funcionar para otros. Es el ensayo prueba/error el que nos indicará si lo estamos haciendo bien o nos estamos equivocando.

Los principales problemas de las empresas a la hora de gestionar su estrategia derivan, en su mayoría, de una mala gestión en los recursos humanos, la financiación o la inversión. Y, ahora, se le suma también el proceso de digitalización, que avanza a un ritmo acelerado cambiando necesidades y comportamientos, y exigiendo a las organizaciones un proceso de adaptación inmediato que responda a las nuevas demandas digitales de su público objetivo.

Ahora, el proceso de diseñar la estrategia empresarial es un proceso mucho más complejo, en el que no es suficiente añadir una base tecnológica. Es preciso asumirlo dentro del nuevo contexto digital y, a partir de ahí, adaptarse al entorno con una estrategia perfectamente definida y modelada a las nuevas exigencias.

Para conseguir adaptar la estrategia y perseguir mejores resultados, debemos tener en cuenta lo siguiente:

  •  Omnicanalidad

Adaptarse a las nuevas tecnologías es una necesidad, al igual que lo es responder a las exigencias del consumidor y estar presente en todos los canales en los que éste está. No hacerlo implicaría estar desaprovechando todas las potenciales oportunidades de llegar a él. Hacerlo, implica expansión del negocio y éxito en las ventas.

  • Comercialización digital

En estrecha línea con lo anterior está reforzar la actividad comercial en los medios digitales. Lo que traducido a la realidad sería desarrollar estrategias multicanal y total retail, utilizando las diferentes redes sociales disponibles y nuevas fórmulas de distribución.

  •  Optimización de procesos

Big Data y CRM son los dos aliados perfectos para conseguir optimizar al máximo nuestra estrategia, ya que permitirán sacar el máximo partido a los datos que tenemos de nuestro cliente y mejorar las demás fases que influyen en el proceso, como por ejemplo la logística o la fabricación.

  • Talento

El cambio, como ya hemos dicho otras muchas veces, viene de la mano de personas. Por eso el departamento de recursos humanos es el que más esfuerzos debe hacer aquí, formando a los profesionales de la empresa para que entiendan las oportunidades que ofrece el proceso de digitalización, invirtiendo en formación para actualizar sus conocimientos a las nuevas exigencias e implementando soluciones.

Si quieres formarte en estrategia empresarial, conociendo el efecto que tiene implementar este tipo de estrategias innovadoras o quieres desarrollar la capacidad para crearlas, nuestro curso en Estrategia Empresarial puede guiarte. Consulta nuestro programa.

Post relacionados que te pueden interesar


Comparte en las redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *