La confianza es la clave de una cultura ganadora

O al menos eso fue lo que intentó dejar claro la pasada mañana Stephen M. R. Covey en el Auditorio de los Duques de Pastrana, animando a las empresas a “empezar primero con la confianza y a después seguir por otros caminos” para obtener el mayor rendimiento posible.

En un evento pensado y diseñado para consultores y responsables de recursos humanos, el autor de The Speed of Trust intentó afianzar sus ideas respecto a la importancia de la confianza en las organizaciones.

Covey utilizó, en prácticamente todo su discurso, numerosas dinámicas y apelaciones al auditorio que culminaron con una receta de las 13 conductas deseables para lograr una alta confianza y el mejor modo para trabajar en ellas.

La maestra de ceremonias fue Candela Palazón, encargada de inaugurar la conferencia y de coordinar la ronda de ruegos y preguntas del final. También tomaron parte de la ponencia Jesús Araujo, Director General de Cegos España, y Christian Tydén, Director General en FranklinCovey España. Fueron ellos los que iniciaron el acto, aunque siendo lo más breves posibles para dejar todo el protagonismo al ponente invitado.

Stephen M. R. Covey centró su charla en tres ideas fundamentales: la confianza como impulsor económico y no solo una virtud social, la confianza como principal competencia de liderazgo y la confianza como habilidad que se aprende. Además, aportó datos sobre la progresiva recuperación de la confianza en España que, si bien aún se sitúa por debajo de la media, ha registrado una ligera mejora en cuanto a años anteriores.

Por ello mismo la charla de Covey vino como anillo al dedo a todas las organizaciones presentes en el auditorio, ya que dejó claro a todo el mundo que la pérdida de confianza es el enemigo del que tenemos que huir: “Si perdemos la confianza la crisis se exacerba, es la confianza lo que hace que el mundo funcione”.

Esa es precisamente la idea fundamental sobre la que se sustenta su libro, subrayando el hecho de que cuando la confianza disminuye, la velocidad de los procesos es baja y los costes aumentan. Se cuestionan las decisiones, el equipo no se compromete y, en consecuencia, los gastos se incrementan. Sin embargo, cuando la confianza es alta, los procesos fluyen de forma natural y rápida, convirtiéndose ésta en un dividendo para la empresa. De hecho, las organizaciones con confianza alta superan el desempeño de aquellas en las que su confianza es baja en un 286% de retorno de la inversión para el accionista.

Solo cuando los líderes de cada empresa entienden esto pueden mejorar en sus actividades, recordando siempre que ha de ser una actitud mutua. Para dejar claro esto, el ponente recurrió a una cita del filósofo chino Lao Tse: “Al que no confía lo suficiente tampoco se le puede confiar. Ninguna confianza otorgada, ninguna recibida. La desconfianza engendra desconfianza; la confianza engendra logro”.

Una charla magistral, sin duda, en la que el ponente ilustró con numerosos ejemplos al auditorio acerca de la importancia de la confianza para sus empresas y lo necesario de iniciar el cambio desde dentro, creando la confianza necesaria para ser líderes y centrándose en aprehender ciertas conductas deseables tales como hablar sin rodeos, demostrar respeto, crear transparencia, corregir errores o mostrar lealtad.

Además de las claves dadas por Stephen M. R. Covey, el líder ha de reunir una formación y entrenamiento específicos que complementen su personalidad innata. Es este aprendizaje el que le ayudará a saber tomar las mejores decisiones en cada momento. Con nuestro Curso Online sobre Liderazgo Empresarial obtendrás el resto de las competencias necesarias para un buen liderazgo.

 

Post relacionados que te pueden interesar


Comparte en las redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *