Éxito: Planifica o muere

Uno de los grandes retos a la hora de implementar distintas estrategias en el entorno de la empresa o en el de cualquier organización, es el de no saber a dónde quieres llegar, qué variables pueden afectar a las decisiones que tomes, o no ser consciente de los recursos y capacidades que pueden suponer una ventaja competitiva para tu empresa.

Tenemos la suerte de disponer, a día de hoy, de una gran cantidad de materia desarrollada en relación a la Planificación Estratégica. Pero, ¿en qué consiste  realmente?, y ¿cómo nos puede ayudar para alcanzar nuestros objetivos en el organización?

  • En toda Planificación Estratégica se debe tener en cuenta cuál es la visión de la compañía (en qué nos queremos convertir en el largo plazo, nuestros propósito), cuál es nuestra misión (la razón de ser de la compañía, el por qué de nuestra actividad) y por supuesto nuestros valores corporativos (los principios, las creencias que rigen nuestra toma de decisiones).
  • Debemos tener siempre en mente todas aquellas variables externas no controlables que pueden impedir o dificultar la consecución de nuestros objetivos: factores económicos, político/legales, tecnológicos, sociales, consumidores, competencia, etc. El objetivo de este análisis consiste en identificar amenazas y oportunidades en el entorno de la empresa.
  • Ser consciente de tus recursos y capacidades es clave para poder identificar las ventajas competitivas que pueden ser explotadas en tu empresa. Mediante este análisis descubriremos cuáles son nuestras fortalezas y debilidades.
  • Plantear objetivos para el largo plazo: de 3 a 5 años. Este dato variará en función de lo cambiante que pudiera ser el entorno. Estos objetivos deben de establecer el rumbo de la empresa, un horizonte alcanzable que guíe toda decisión en la compañía. Establecer objetivos que permitan aprovechar oportunidades, afrontar amenazas, y rentabilizar las ventajas competitivas, ayudando materializar la visión de la organización.
  • Formulación de diferentes alternativas a nivel operativo, evaluación y selección de las mejores. Aquellas estrategias que permitan alcanzar los objetivos en el largo plazo.
  • Implementación de las estrategias.
  • Control y evaluación. Se debe de realizar un constante seguimiento de los distintos planteamientos estratégicos con idea de asegurar una correcta consecución y corregir si se diera el caso, el planteamiento de los mismos.

Puedes poner en práctica estas pautas y adaptarlas a tu trabajo y organización. Si te interesan este tipo de temas o te gustaría aprender más sobre ello, te proponemos algunos de nuestros cursos, como:

  1. Curso Superior en Estrategia Empresarial Innovadora
  2.  Curso Superior Online en Gestión Comercial y Organización Innovadora.

Otros posts que te pueden interesar


Comparte en las redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *