Diferencias entre un máster profesional y oficial

Existen muchas diferencias que pueden darse entre la gran oferta existente a la hora de cursar un máster oficial o un máster profesional, sin embargo ambos cumplen una función formativa con unas necesidades específicas para aquellas personas que los solicitan.

El modo de impartición de este tipo de másters tanto oficiales y profesionales, puede ser exclusivamente online (e-learning) o presencial, del mismo modo puede combinar lo mejor de ambos en un formato denominado semi-presencial o blended.

Aquellos másters que son oficiales, están reconocidos por el espacio europeo de educación y constan generalmente de 60 créditos (ECTS). Esta oficialidad que conllevan estos másters da lugar a la realización de un Doctorado ya que supone un requisito indispensable el haber cursado un máster oficial previamente. Por otro lado si el estudiante que ha cursado el máster desea hacer una oposición para un opuesto en la administración pública, el máster le puede servir para convalidar y aumentar sus puntos.

En general este tipo de másters oficiales tienen un carácter eminentemente teórico aunque con la nueva normativa del plan Bolonia, dentro del cómputo global de los 60 ECTS, al menos 6 ECTS han de estar relacionados con prácticas en empresas y por tanto serán evaluables. Este tipo de medida se adoptó para incluir una formación más práctica y compaginarla con la formación teórica, a parte del trabajo de fin de máster y su defensa ante el tribunal. Estos másters para ser oficiales han tenido que cumplir previamente una serie de requisitos para poder obtener la certificación de la ANECA (Agencia Nacional de la Evaluación de la Calidad y la Acreditación).

En lo referente a los másters profesionales, y para conocer la diferencia entre máster profesional u oficial; son ofrecidos con un carácter formativo centrado en la práctica principalmente. Estos programas se centran en las dinámicas de los participantes para dinamizar su formación. El participante debe cumplir con aquellas tareas y estudios asignados por el profesor o tutor propios de un estudio de postgrado, sin embargo la forma de operar es completamente distinta al máster oficial.

Existe por tanto un mayor flexibilidad, – siendo, como algunos lo mencionan un máster para no universitarios – que se manifiesta en la realización de actividades, la posibilidad o no de realizar exámenes sobre los módulos que se han impartido, la entrega de prácticas y la clara vocación eminentemente práctica de estos programas, materializados en las innumerables dinámicas de grupo que son realizadas, para reforzar conocimientos y reforzar lo aprendido.

Este tipo de másters no oficiales pueden ser expedidos tanto por universidades públicas o privadas (títulos propios), cómo por empresas. Esta flexibilidad formativa que ofrecen los másters profesionales en detrimento de los oficiales, puede ser debido a que no se tienen que ajustar a unas normas rígidas impuesta de forma externa por agencia de acreditación y por ello se pueden ajustar mejor a las demandas del mercado, siendo una oferta formativa mucho más interesante.

Otros posts que te pueden interesar


Comparte en las redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *