Diferencias entre un jefe y un líder

En los últimos años la dirección del personal de las organizaciones ha cambiado progresivamente. Si antes la gente se quejaba de su jefe y de la presión que ejercía sobre ellos, ahora la mentalidad ha cambiado y cada vez hay más empresas que apuestan por el liderazgo empresarial. Si aún no sabes de qué estamos hablando, a continuación te mostramos las diferencias entre un jefe y un líder.

  • ¿Dirigir o guiar? Ya no se trata de dirigir con mano férrea y en un nivel superior. Cuando los jefes actúan de esta manera, es más probable que los empleados a su cargo se desmotiven o incluso se frustren. Desde hace varios años,las compañías apuestan por hacer que las personas al mando formen parte del equipo, guiando a los empleados. Es decir, que les aconsejen, les apoyen y les guien en sus tareas.
  • Mandar o enseñar: la percepción que tendrán los empleados es que un jefe se dedicará a mandarles; por el contrario, el líder se preocupará en enseñarles a hacer las cosas y en mejorar su experiencia laboral.
  • Individual o en equipo: el jefe suele hablar de él mismo, por su puesto y sin incluir en sus objetivos a los empleados y presumiendo de sus éxitos. El líder habla del grupo, de los objetivos y proyectos comunes pero también de los logros conjuntos.
  • Mío vs. nuestro: la diferencia fundamental entre el jefe y el líder es que el líder involucra a sus empleados en el proyecto, haciéndolo suyo e introduciéndoles en sus entresijos. Es más, no se dedica a mandarles tareas rutinarias sin más, sino que les otorga responsabilidades, habla con ellos y escucha ideas.
  • Temor vs confianza: muchas personas tienen miedo de su jefe, de decirle las cosas o de hacerle propuestas. Con un líder, los miembros de su equipo se sentirán lo suficientemente cómodos como para sugerirle mejoras o plantearle dudas, ya que tendrán la confianza de que les escuchará y tomará en consideración aquello que le digamos.
  • Resultados o personas: a la hora de realizar el trabajo, el jefe tendrá como prioridad los resultados (conseguir ventas, atraer a clientes…) y centrará toda su dirección en este ámbito. Mientras tanto, el líder no perderá de vista estos objetivos pero tomará en consideración otros aspectos que puedan beneficiar al trabajo, como la preocupación por las personas, cómo se sienten en la empresa o si están cómodos con su trabajo.

Como hemos visto, las diferencias entre un jefe y un líder son más que notables y la forma de dirigir a las personas puede hacer que la satisfacción y los resultados que aporten a las empresas sean muy diferentes. Si te interesa el liderazgo empresarial, puedes informarte sobre nuestro curso de Liderazgo Empresarial del siglo XXI o nuestros cursos Online Learning Shoots, entre los que encontrarás cursos rápidos y de calidad sobre liderazgo y management.

Otros posts que te pueden interesar


Comparte en las redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *