Responsabilidad Social Corporativa

Desarrollo Sostenible en empresas

En la Asamblea General de las Naciones Unidas celebrada el 25 de septiembre de 2015, 193 líderes mundiales se comprometieron con 17 Objetivos Globales para solucionar 3 grandes retos que nos preocupan a todos: acabar con la pobreza extrema, combatir la injusticia y arreglar el cambio climático. Los Objetivos para el Desarrollo Sostenible crearon una dirección global e inclusiva en la que gobiernos, empresas, asociaciones e individuos pudiesen contribuir.

En este último año hemos podido ver que los ODS cogen fuerza y relevancia en la agenda social y política de gobiernos, sociedad civil y por supuesto de las empresas. Existe un cambio de paradigma en el modelo cultural y productivo de las empresas. Los ODS tienen un poder catalizador en esta nueva transición hacia una nueva cultura organizacional que también se preocupa por el impacto que la compañía genera a nivel social, medioambiental y económico. Es así como muchas empresas alinean sus políticas de RSC a la agenda más global, inclusiva y relevante del planeta.

Mark Parker, CEO de Nike entiende que mirar hacia la sostenibilidad es también la mejor manera de crecer: “Vemos en la sustentabilidad, tanto ambiental como social, un camino poderoso hacia la innovación y es una parte crucial de nuestras estrategias de crecimiento”

La agenda 2030 se ha convertido en un vehículo eficaz para la generación de innovación social por parte de las empresas. Contribuir a los ODS es diseñar nuevas soluciones, más efectivas, eficientes y sustentables; para afrontar los retos de nuestra sociedad actual. Las personas quieren vivir una experiencia de impacto en la sociedad mediante su trabajo en una empresa que esté comprometida con los ODS. Por otro lado los consumidores / clientes quieren vivir una experiencia de impacto social cada vez que consumen un producto o servicio que pertenece a una empresa con un panel de propósitos de impacto social definidos.

La adhesión o compromiso de las empresas a esta agenda 2030 supone un compromiso para:

  1. Erradicar la pobreza en todas sus formas en todo el mundo.
  2. Poner fin al hambre, conseguir la seguridad alimentaria y una mejor nutrición, y promover la agricultura sostenible.
  3. Garantizar una vida saludable y promover el bienestar para todos para todas las edades.
  4. Garantizar una educación de calidad inclusiva y equitativa, y promover las oportunidades de aprendizaje permanente para todos.
  5. Alcanzar la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y niñas.
  6. Garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos.
  7. Asegurar el acceso a energías asequibles, fiables, sostenibles y modernas para todos
  8. Fomentar el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo, y el trabajo decente para todos.
  9. Desarrollar infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible, y fomentar la innovación.
  1. Reducir las desigualdades entre países y dentro de ellos.
  2. Conseguir que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles.
  3. Garantizar las pautas de consumo y de producción sostenibles.
  4. Tomar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos (tomando nota de los acuerdos adoptados en el foro de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático).
  5. Conservar y utilizar de forma sostenible los océanos, mares y recursos marinos para lograr el desarrollo sostenible.
  6. Proteger, restaurar y promover la utilización sostenible de los ecosistemas terrestres, gestionar de manera sostenible los bosques, combatir la desertificación y detener y revertir la degradación de la tierra, y frenar la pérdida de diversidad biológica.
  7. Promover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, facilitar acceso a la justicia para todos y crear instituciones eficaces, responsables e inclusivas a todos los niveles
  8. Fortalecer los medios de ejecución y reavivar la alianza mundial para el desarrollo sostenible.

Además, en la mayoría de encuestas realizadas a millennials, casi un 90% cree que las empresas podrían hacer más en cuestiones como el desempleo, la pobreza o el cambio climático. Los jóvenes consideran también clave los esfuerzos en innovación social de la empresa a la hora de tomar la decisión de trabajar en una empresa u otra.

Alinearse a los ODS es entender el nuevo paradigma cultural y social que busca  transformar el modelo económico de las empresas hacia la generación de valor social y ambiental, al mismo tiempo que se garantiza un crecimiento económico sostenible.

 

Emilio Froján Fernández

Business development manager / Impact  Hub

Head of Europe / Spontime

 

Post relacionados que te pueden interesar


Comparte en las redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *