dinámica de grupo

Desafío 2: Dinámica de Grupo

Si tras haber puesto en prácticas nuestros consejos sobre cómo mejorar tu CV  o cómo aumentar tu empleabilidad, tu móvil no ha parado de sonar, es que lo estás haciendo bien y obteniendo los resultados deseados. Pero este es solo el principio, tu camino hasta llegar al puesto deseado es un poco más largo.

Es probable que, de entre tanta llamada, hayas recibido una invitación, no tan poco común en los proceso de selección, para participar en una dinámica de grupo. En este tipo de pruebas, lo que el reclutador busca es poner en situación a los candidatos, para analizar su comportamiento.

Lo primero que debes tener claro es que no existe solución.

La dinámica de grupo es simplemente el medio del que disponen los evaluadores para analizar la capacidad de argumentación, tu espontaneidad, las habilidades comunicativas… O cómo eres en el trabajo en equipo.

La situación que te planteen en la dinámica puede ser real o no.

El objetivo es siempre el mismo. Entre todos los presentes se deben ir tomando decisiones consensuadas, como si de un equipo de trabajo real se tratara, para ofrecer entre todos una solución.

Salvo en ocasiones que se busque un tipo de perfil muy concreto, lo normal es que no esté bien visto que una persona influya sobre todas las demás para obtener el resultado que desea. De igual modo que tampoco lo está que todos los demás asientan y den la razón sin debate.

Lo ideal, como siempre, está en el justo medio. Está bien que destaques, pero por convencer a los demás con argumentos sólidos y dejando hablar a todo el mundo, no por imponer o no saber escuchar al resto del grupo presente en la dinámica de grupo.

Te proponemos lo siguiente, que si bien no tiene por qué dar como resultado que te cojan, si será visto de forma positiva por el ojo del reclutador:

  • Presta atención a la comunicación no verbal. Por lo general, siempre preparamos muy bien lo que vamos a decir sin detenernos a pensar en si nuestros gestos, postura o movimiento de manos nos acompañan. Puede que pensemos que la comunicación no verbal no es tan importante, pero el seleccionador se estará fijando, también en ella.
  • Muéstrate natural. Tener claros los pasos que debes seguir en la dinámica e intentar ser alguien que no eres solo te restará naturalidad y espontaneidad, precisamente lo contrario a lo que se busca.
  • Escucha activa. Querer acaparar todo el tiempo de debate, así sea con argumentos sólidos, puede insinuar que no te interesa la opinión de los demás. Un truco aquí, es que pidas la participación a quién todavía no ha tenido oportunidad de hablar.
  • Argumentación breve, clara y concisa, como si de un titular se tratase. Toda dinámica de grupo tiene un tiempo para su resolución, saber gestionarlo es condición sine qua non para obtener la solución antes de que la prueba acabe.

Con todo, cada dinámica de grupo es un mundo, cada cual más descabellado. Pero si se usan bien, son una excelente forma de adivinar el ingenio y habilidades de los candidatos, también para entrever otro tipo de competencias, como las relacionadas con la iniciativa, el trabajo en equipo o el liderazgo.

 

Otros posts que te pueden interesar


Comparte en las redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *