Cultura de empresa, el gran reto de 2017

Reunirse en equipo es el principio. Mantenerse en equipo es el progreso. Trabajar en equipo asegura el éxito, Henry Ford, Fundador de la compañía automovilística Ford Motor Company

Si aún no lo has oído nunca, lo mejor es que comiences a familiarizarte con el término cultura de empresa, ya que es uno de los grandes retos a los que miles de empresas tendrán que enfrentarse en los próximos años. Una empresa que cuenta con una cultura de empresa clara y eficiente, conseguirá motivación, unión y buen ambiente entre sus trabajadores, logrando un aumento de la producción y compromiso hacia la consecución de los objetivos.

¿Cómo fomento mi cultura empresarial?

  • Contratación. La construcción de una cultura de empresa eficaz, comienza antes de la llegada de los trabajadores, desarrollando un buen modelo de contratación. Para ello deben buscarse perfiles que encajen en la empresa. Al igual que en los equipos deportivos, cada uno de los empleados debe tener su puesto, habilidad y responsabilidad, pero entre ellos deben crear un equipo que los guíe hacia el éxito.
  • Claridad del concepto. Analiza cuál es el sistema de trabajo de tu organización, y que valores debes fomentar en tu cultura de empresa, que sean fundamentales para la consecución de los objetivos.
  • Análisis de la situación. Presta atención a las opiniones y actitudes de los trabajadores. Su manera de trabajar y de expresarse tanto en conversaciones formales como informales. Este análisis puede darte mucha información sobre qué está fallando y provoca falta de motivación y productividad
  • Motivación. Una vez tengas definidos tus puntos débiles, y valores, busca la manera de que estos sean atractivos y motiven a tus trabajadores, haz un ejercicio de empatía y piensa que te motivaría a ti si fueras uno de ellos.
  • Trabajo en equipo. Más allá de los objetivos particulares de cada trabajador, debes fomentar la importancia de la consecución de los objetivos comunes, intentando crear un sentimiento de pertenencia y unión entre los empleados, independientemente de sus responsabilidades o departamentos.
  • Predicar con el ejemplo. Todo el trabajo anterior carece de sentido, si tú mismo no cumples lo que estás transmitiendo. No debe ser un simple ejercicio de marketing entre tus trabajadores, la cultura de empresa debe ser real, tienes que creértela y fomentarla no sólo con palabras, sino realizando todo tipo de reajustes en el modelo de trabajo y comunicación, para que se convierta en una realidad.

Otros posts que te pueden interesar


Comparte en las redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *