¿Conoces la gamificación?

Hace uno o dos años, la gamificación era un término poco conocido. En los últimos años, esta técnica se ha ido extendiendo gracias a sus buenos resultados y a su capacidad para aumentar la motivación, la concentración y la efectividad.

Pero, ¿de qué se trata? Podemos decir que la gamificación es el empleo de técnicas de juego en entornos no lúdicos y en los que no están presentes este tipo de mecánicas. De esta forma, se busca atraer la atención de trabajadores o del público objetivo convirtiendo tareas o procesos rutinarios y aburridos en actividades dinámicas que aumenten su participación, para motivarles e influirles.

El crecimiento del uso de videojuegos y de los beneficios que pueden aportar ha hecho que los expertos de diferentes ámbitos se vean cada vez más atraídos por esta técnica, sobre todo en áreas como la comunicación, la educación o la psicología.

¿Cómo funciona este método? En primer lugar, lo que hay que tener clara es la idea, los objetivos que se quieren alcanzar y las necesidades que cubrirá para el público. Por ello, han de crearse mecánicas y dinámicas de juego. Con las mecánicas, el usuario puede experimentar una serie de experiencias en una actividad no lúdica, que hagan que esa actividad resulte más atractiva e interesante. Los ‘jugadores’ tendrán que lograr objetivos a través de estas mecánicas, por ejemplo a través de puntos, niveles, misiones, desafíos o consiguiendo premios o artículos virtuales que le hagan destacar entre los demás jugadores.

En segundo lugar, no encontramos con las dinámicas de juego, es decir, aquello que necesitan las personas para alcanzar la motivación. La gamificación permite que estas personas alcancen estas necesidades en entornos diferentes al de los videojuegos, a la vez que se crea una experiencia entretenida y satisfactoria. Entre estas dinámicas podemos encontrar las recompensas a cambio de alguna acción, superación de misiones o alcanzar un determinado posicionamiento y estatus en el juego.

Este tipo de técnicas pueden estar más o menos elaboradas, desde sencillas mecánicas de juego hasta plataformas más elaboradas con alta tecnología. Lo que está claro es que con ideas innovadoras podemos dar un empujón a esa motivación y esta es una de las claves del liderazgo en las empresas. Si por otro lado te interesa más crear el juego, puedes informarte sobre nuestros en Apps Móviles para Android e iOs.

Otros posts que te pueden interesar


Comparte en las redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *