La lista de competencias para 2017

El director de recursos humanos de una empresa le dice al responsable de formación: “Hay que reducir el presupuesto de formación; estoy harto de invertir en enseñar a la gente para que luego se acaben marchando a la competencia”. A lo que su colega responde: “Pero es que el peligro de no formarles es que decidan quedarse”.

Mientras los niños preparan sus cartas a los Reyes Magos, los mayores se centran en fijar los objetivos y propósitos que afrontar de cara al nuevo año. Y es el 2017 ya está casi aquí, y en lo que a profesional se refiere, el panorama laboral va a seguir experimentando muchos cambios. Todos de la mano de la digitalización y las nuevas tecnologías.

Si nuestro objetivo principal es mejorar profesionalmente, tendremos que hacer una lista de todas aquellas cualidades que tenemos, así como las que nos hacen falta para promocionarnos (conocer en profundidad nuestros puntos fuertes y débiles). La lista de conocimientos y competencias indispensables para salir con éxito de un entorno laboral con tantos cambios puede ser infinita y, si bien depende de cada puesto, la realmente importante es solo una: la adaptabilidad.
Así es como la capacidad de adaptación se posiciona como el principal reto de todos los talentos, tanto en mandos directivos como intermedios. Definiéndose ésta como la virtud de realizar diversas tareas y ser capaz de adaptarse de forma rápida a los cambios. En paralelo a ella, el autoaprendizaje también se sitúa como una característica indispensable, ya que cada día se demandan más perfiles transversales con la responsabilidad suficiente para actualizar constantemente conocimientos y competencias, aprendiendo de forma continua y contribuyendo así al desarrollo del talento.
Por tanto, las competencias que más escucharemos el próximo 2017 serán éstas:

  1.  Adaptabilidad (liquidity)
    Para afrontar con éxito la volatilidad del mercado laboral.
  2. Autoaprendizaje (learnability)
    Para actualizar constantemente los propios conocimientos, adquiriendo las competencias que se demanden, presentes y futuras, y ser más competitivos.
  3. Movilidad geográfica y mental
    No solo entendida como la voluntad de desplazarse de un destino a otro, sino también de entender de la forma más rápida posible diferentes culturas empresariales y mercados.

Además, la revolución tecnológica y la sucesión de cambios no hacen más que aumentar la demanda de perfiles digitales. A día de hoy, son los perfiles más buscados por las empresas y los más difíciles de encontrar. Seleccionar profesionales y formarlos dentro de la empresa es una solución, pero a medio plazo, ya que a largo nos encontramos con otro reto: retenerlos.
Ahora, la misión de los directivos no es solo desarrollar a sus talentos, sino también centrar esfuerzos en fidelizarlos, evitando que se vayan a otras empresas. Para ello, toca ser creativos a la hora de diseñar métodos que permitan mantener a los mejores empleados de la plantilla y, lejos de la creencia popular, el dinero no lo es todo. Tendremos que escuchar primero a nuestros trabajadores para saber qué quieren.

Post relacionados que te pueden interesar


Comparte en las redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *