liderazgo

Cómo ser un buen líder: tipos de líderes de una empresa

Las responsabilidades y aptitudes que se esperan de un jefe han variado mucho en los últimos años, de manera que ya no es solamente una persona la que dirige y da órdenes a un trabajador o equipo de trabajadores, si no que ahora lo que se busca es un líder, que sea una figura de referencia, que no solo exija, sino también motive y ayude al equipo. Evidentemente todo ello exige que se conozcan los diferentes tipos de liderazgo.

Aquí intentaremos darte los rasgos principales que debe poseer el líder actual, o al menos cual es el ideal del estilo de liderazgo en una organización sostenible:

Ejemplo de exigencia

No puedes liderar un equipo de empleados si no eres un referente de trabajo. Tienes que implicarte y exigirte laboralmente, y no exigir a los demás algo que tú mismo, como líder, no estás dando.

Dotes de negociador

En el mundo empresarial es muy importante saber llevar a cabo procesos de negociación de manera eficaz, y un buen líder debe saber hacerlo. Para ellos lo mejor es recibir una formación específica, con la realización de cursos especializados.

Entusiasmo

Ya sea entre tus empleados, clientes o jefes, debes mostrar entusiasmo y motivación por lo que haces, de esta manera conseguirás no solo crear mejor ambiente de trabajo, sino contagiar esa motivación a todo lo que te rodea.

Saber delegar

No te asignes toda la responsabilidad, aunque tú tengas que ser el último responsable y quien supervise el trabajo en un momento determinado, aprende a delegar, a que otros también asuman la responsabilidad. De esta manera los empleados se sentirán más motivados e implicados.

Innova y crece

La innovación es en muchas ocasiones la base del éxito, muestra que tienes confianza en ti mismo y no tienes miedo a innovar, optar por nuevos caminos o modelos de trabajo.

Equivócate y asúmelo

La nueva figura de líder no está en un pedestal, ni es de otro planeta, tú también puedes equivocarte, y debes asumirlo delante de los empleados. No solamente como un error, sino como una nueva oportunidad para conseguir los objetivos.

Otros posts que te pueden interesar


Comparte en las redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *