líderes buenos

Cómo ser un buen jefe y no morir en el intento

Ser un buen jefe es probablemente el secreto mejor guardado de los que llegan a este punto en su carrera profesional. Un buen líder se mide por su autenticidad, es decir, por encontrar su propio estilo de liderazgo y ser consecuente con él, consiguiendo así el respeto de los demás.

Pero no será esto lo que te granjee una buena opinión y respeto entre tus empleados, sino una serie de secretos que solo la experiencia puede revelarte. No obstante, el hecho de ser trabajador antes que jefe también te dará pistas sobre qué actitudes serán bien vistas entre los demás y cuáles es mejor que elimines de tu práctica diaria.

A pesar de ello, hemos intentado elaborar una lista de recomendaciones que conseguirán que tus empleados confíen más en ti y te consideren un buen jefe.

  1. Un buen jefe sabe hacer las cosas

Para saber cómo mandar, hay que saber cómo hacer las cosas:

El principio indiscutible para saber mandar es saber hacer. Anónimo.

  1. Da la cara por tu equipo

Un buen jefe da la cara por su equipo, su proyecto y su empresa, tenga las consecuencias que tenga.

  1. Sabe ser duro y blando

En función de lo que demande la situación. Ser duro no implica ser malo, al igual que ser blando no implica no tener carácter para mandar, sino tener tacto.

La Autoridad es el equilibrio de la libertad y el poder. Levy.

  1. Reconoce los méritos

Premia la cultura del esfuerzo. La meritocracia funciona si la entendemos como la capacidad de premiar los méritos de quien se esfuerza y encontrar la fórmula para agradecérselo.

  1. Sabe escuchar

Condición necesaria para ser un buen jefe. Los líderes egoístas no saben escuchar, de hecho, consideran que escuchar a los demás es una pérdida de tiempo.

  1. Sabe motivar

Y no solo eso, tiene visión para reconocer el talento en su equipo y fomentar su potencial. Sabiendo perfectamente cómo alentarlo para que siga motivado.

  1. Es comprensivo

Un buen jefe es cercano con su equipo, exigente contigo mismo, pero comprensivo con los demás.

  1. Sabe todo sobre el trabajo de su equipo

Esto no implica saber desempeñar las funciones de todo tu equipo, pero sí saber qué están haciendo e involucrarte, en la medida de lo posible, en todas las fases del proceso.

  1. Está en constante aprendizaje

El primer paso para ser un buen jefe es reconocer que eres humano y que, como tal, hay muchas cosas que no sabes. Nunca pares de formarte.

  1. Es inteligente

Líderes inteligentes, equipos más inteligentes. Roger Schwarz.

Pero, ante todo, un buen jefe es humano. Escucha a sus trabajadores, se muestra empático ante los problemas de otros y posee la sensibilidad necesaria para tratar asuntos delicados.

 

 

Post relacionados que te pueden interesar


Comparte en las redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *