¿Cómo ganarse una buena reputación online?

La reputación online es el prestigio que tiene una marca o una persona en internet. Pese a pertenecer a un individuo, no está plenamente controlada y gestionada por este, sino que se a construyendo a través de conversaciones y comentarios con terceras personas.

La reputación online es sumamente importante para una marca, ya que de ello dependerá que un consumidor se beneficie de ella o no. Además las personas, día a día, también debemos cuidar cómo decimos las cosas porque nos podemos arrepentir. Deportistas, cantantes, políticos o personas con gran proyección pública deben cuidar lo que dicen y cómo lo dicen.

En este sentido la monitorización es clave: hay que escuchar con atención lo que se dice de una marca en las redes sociales en particular y en los entornos digitales en general. El 70% de las empresas con presencia en Internet lo hacen.

Sin embargo, gestionar una crisis de reputación en una empresa puede convertirse en un gran problema, sobre todo cuando es algo inesperado. Una mala decisión, un comentario desafortunado, una imagen, una mala atención a un cliente, cualquier detalle puede hacer que una compañía pase de ser la más querida, a ser la más odiada. Hoy en día las consecuencias de una crisis de reputación pueden ser garrafales si no se toman las medidas necesarias para resolverla lo antes posible.

La Gestión de la Reputación Online es un proceso largo, que pasa por diferentes fases. A veces se trata de un trabajo puntual o incluso permanente, en función de la importancia de la empresa, producto o persona.

La primera fase consiste siempre en conocer todo el contenido relacionado con esa empresa, producto, persona… el cuál está difundido en la red (fase de monitoreo). Saber, en definitiva, el número y sitios donde aparece información relacionada.

La segunda fase consiste en analizar la información existente en las redes sociales, priorizando los mensajes negativos como los más importantes para su seguimiento (fase de identificación y contrastación).

La tercera fase consiste en trabajar sobre los mensajes negativos, de tal forma que o bien desaparezcan de la red o bien queden relegados en posiciones irrelevantes en los buscadores (fase de reposicionamiento). Se trata de un trabajo mezcla de comunicación, relaciones públicas y posicionamiento a la vez.

Esta es una técnica fundamental de aquellas personas que se encuentran trabajando en departamentos de marketing online o marketing digital. Una buena formación en marketing, tanto online como offline, puede llegar a multiplicar las ventas de una empresa. Infórmate ya sobre nuestros Cursos Superiores en Maketing y Ventas.

Post relacionados que te pueden interesar


Comparte en las redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *