¿Cómo conseguir que un Business Angel invierta en nuestra startup?

Según un estudio elaborado por Startupxplore, la creación de startups en España aumentó un 26% en 2015, con un total de 2.551 nuevas empresas. La mayoría de estas empresas suelen centrarse sobre todo en el ámbito tecnológico, gracias al desarrollo de Internet y de nuevas formas de comercio. El objetivo de muchas de ellas es convertirse en un referente en su sector y crecer de forma continuada para extender su negocio. Para lograr este objetivo, que para algunas de estas empresas parece inalcanzable, existen figuras que les pueden ayudar a aumentar su negocio y mejorar sus resultados. Se trata de los Business Angels, es decir, inversores que apuestan por estas organizaciones aportando financiación y experiencia, con el objetivo de permitir su desarrollo y su crecimiento.

Estas figuras se caracterizan por invertir su propio dinero, sus contactos y su conocimiento empresarial en empresas con las que no tienen una relación previa. A cambio, toman decisiones relacionadas con la inversión, actuando como guía o mentor en la empresa. De esta forma, los emprendedores podrán contar con una figura en la que apoyarse, que les aconseje y les de un impulso a la hora de hacer crecer su negocio. Sin embargo, la pregunta del millón es cómo conseguir que un Business Angel se interese por una startup y cómo convencerle de que nuestro negocio es el idóneo para invertir. No se trata de una tarea fácil, ya que hay que tener muy claro el plan de la empresa y el valor que aporta al mercado su actividad. Para presentar el proyecto ideal, es necesario tener en cuenta una serie de factores:

  • Ser consciente de lo que implica contar con un inversor privado, sabiendo qué es lo que necesitamos, para qué y hasta qué punto vamos a otorgarle poder de decisión.
  • Desarrollar un plan de negocio para presentarle el proyecto. Es decir, darle a conocer nuestros objetivos empresariales y establecer un escenario flexible en el que el inversor pueda alargar o finalizar su relación con la empresa cuando lo considere oportuno.
  • Conocer el mercado. En este sentido es necesario ser realista con lo que vamos a encontrar en el mercado, no dejarnos llevar por fantasías ni dar cosas por hecho. Por ello, hay que conocer a los competidores, los productos, las necesidades del público y las oportunidades o riesgos que presenta el sector.
  • Presentar resultados. Es decir, haber conseguido clientes que confíen en nuestro producto o servicio. En caso contrario, el Business Angel lo concebirá como un negocio arriesgado, al no haber conseguido resultados.
  • Aportar una propuesta de valor. Cuando un inversor decide aportar su dinero y su tiempo a uno de estos proyectos es porque ha visto algo más allá de los números, una posibilidad o una propuesta de valor que haga que la empresa se diferencie de las demás y sea un éxito en el mercado.
  • Saber dónde encontrarlos. Para poder atraer a estos inversores lo principal es conocer los entornos en los que se mueven, tanto digitales como presenciales. Un buen método es LinkedIn o Twitter, pero también existen eventos para presentar proyectos de emprendimiento, ferias o congresos que permitan realizar networking. Además, no debemos olvidar que existen asociaciones que agrupan a este tipo de inversores, como la European Trade Association for Business Angels (EBAN), la Asociación Española de Business Angels (AEBAN) y diversas entidades que apoyan en emprendimiento en las distintas Comunidades Autónomas.

Ante todo, los emprendedores deben estar seguros de lo que significa su startup y cuál va a ser su proyecto a largo plazo. Si estás empezando tu andadura en el mundo del emprendimiento y deseas ampliar tu formación, te recomendamos el Curso Experto en Gestión de Empresas o el Curso Experto en Liderazgo Empresarial. Recuerda que también puedes llamarnos al 912 705 050.

Otros posts que te pueden interesar


Comparte en las redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *