gestión de proyectos

Claves para la Gestión de Proyectos exitosos

En la era de la inmediatez, saber adaptarse a los cambios con rapidez y eficiencia es fundamental en el mundo laboral. Además, como puedes encontrar en nuestros artículos anteriores, las empresas buscan empleados con dotes de líder, que puedan ser capaces de dirigir un equipo y llevar a cabo una gestión de proyectos de manera eficiente, y con resultados positivos. Convirtiéndose en una de las cualidades más buscadas por los equipos de RRHH.

Por lo tanto, si esta es aún una de tus asignaturas pendientes, aquí te damos unas sencillas claves, que te ayudará a alcanzar el éxito en la gestión de proyectos:

  • Definición del proyecto. Aunque parezca una redundancia, es fundamental definir de manera concreta y detallada cual será nuestro proyecto, y con qué recursos materiales  humanos podemos contar para realizarlo. Para ello debemos hacer un análisis del presupuesto, los recursos y los tiempos con los que contamos.
  • Objetivos claros. Una vez definidas las partes clave del proyecto, llega el momento de elaborar nuestros objetivos de manera concreta y realista. Es muy importante no dejar nada a la imaginación, todo lo que esté a nuestro alcance, debe estar controlado y medido, dejando un pequeño margen para posibles imprevistos.
  • Plan de actuación. Define cuales deben ser los pasos a seguir para alcanzar los objetivos fijados, y cuáles son los tiempos que se dispone para realización y entrega de las diferentes tareas.
  • Repartición de tareas. Una buena organización de los recursos humanos es fundamental para el éxito de cualquier proyecto. Todas y cada una de las personas implicadas deben conocer exhaustivamente cuales son los objetivos tanto finales como específicos, al mismo tiempo que el orden de prioridades que se debe establecer en caso de que surja cualquier imprevisto.
  • Evaluación de riesgos. Una vez definidas todas las tareas y objetivos, debes realizar un análisis de cuáles son los riesgos e imprevistos que pueden surgir en su realización. Para evitar que estos perjudiquen irremediablemente a tu proyecto, debes realizar un plan de contingencia, en función de tus limitaciones, tanto personales, como presupuestarias o temporales.
  • Ejecución. A la hora de comenzar con la ejecución del proyecto es probable que finalmente el plan no sea posible cumplirlo a la perfección, y sufra pequeñas variaciones. Para evitar que los objetivos finales se vean afectados, deberás establecer una serie de variables, que te permitan medir si la desviación del plan establecido está siendo excesiva. Si es así podrás remediarlo, antes de que sea demasiado tarde.

Otros posts que te pueden interesar


Comparte en las redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *