¿Por qué deberías usar el ‘behavioral targeting’ para segmentar a tu público?

Tradicionalmente se segmenta a un público a partir de una serie de criterios: demográficos, socioeconómicos y psicográficos. De ese modo nuestros potenciales clientes se definen a partir de una serie de características. Un ejemplo podría ser: hombres de entre 25 y 45 años, solteros, residentes en el centro de grandes ciudades, amantes de la gastronomía y preocupados por su aspecto físico. La que podría ser en este caso una descripción perfecta para un target de una marca de barritas energéticas gourmet, ha dejado de tener tanto sentido hoy, ya que como se comprueba en la práctica, estas variables no terminan de ser del todo realistas.

Esta forma de describir a nuestro público no termina de ser efectiva, pues nuestro conocimiento de sus intereses y motivaciones se ve reducido a un mero perfil genérico. Este no nos da tantas ventajas a la hora de rectificar nuestro plan de marketing en caso de que no consigamos las ventas que se habían planteado en los objetivos. Por ese motivo los marketers han buscado la forma de conocer cómo se comporta un usuario cuando establece un contacto con una marca. Todo ello es posible gracias al Behavioral Targeting, algo que no podría haberse desarrollado tan rápido sin el proceso de digitalización  que están llevando a cabo las compañías en la actualidad.

El Behavioral Targeting o segmentación por comportamiento es una técnica que consiste en monitorizar la actividad que desarrollan los usuarios en la web de una compañía con el objetivo de dibujar una serie de perfiles a partir del comportamiento de los mismos. Por ejemplo, podríamos valorar elementos o variables como la fuente a través de la que han encontrado la marca (buscadores, directo, etc.), el número de visitas que han realizado a un site determinado, cuántos productos han comprado a través de una tienda online, si se han dado de alta, etc.  Una vez establecidas estas categorías de usuarios nuestras acciones podrán orientarse a esos perfiles, haciéndolas así más eficientes.

Para recabar la información que necesitamos podremos emplear diferentes herramientas, pero de entre todas ellas una de las más comunes es Google Analytics. A través de esta plataforma podremos conocer cuál es la principal fuente de entrada a nuestra web, la tasa de rebote (sesión en la que el usuario abandona su navegación en la página de entrada sin interactuar con la misma) o cuáles son las páginas o los contenidos más vistos, entre otras cosas. En la actualidad hay una serie de herramientas que permiten monitorizar y personalizar toda esta información. Podemos citar algunas; dentro del Behavioral Targeting serían ejemplos: Personyze, Monoloop, BTBuckets, Springmetrics o Adobe Target.

A pesar de la gran utilidad que ofrece este tipo de herramientas, esta segmentación no sería posible sin el trabajo que realizan las cookies. Estas se almacenan en el navegador del usuario y sirven para rastrear todo lo que ha visto este durante su recorrido por la web. El Behavioral Targeting se vale así de las cookies de seguimiento para que la tienda online o la web de una empresa identifique y categorice a una persona en base a cómo se esté moviendo esta por la plataforma. Al mismo tiempo estas prácticas ponen en entredicho la privacidad del internauta.

El resultado de estas acciones debería ser para la empresa el ofrecer a los usuarios un servicio cada vez más personalizado. Solo así podremos fidelizar a nuestros clientes. Existen multitud de acciones, entre las cuales podemos mencionar algunas: llevar al convertidor frecuente a una página que no sea la home cuando entre en nuestra web, ofrecer descuentos a nuestros clientes habituales, presentar al usuario una publicidad más selectiva, personalizar nuestras campañas de e-mail marketing o mostrar principalmente las actualizaciones de los contenidos que más le gustan a los usuarios más activos.

Si te interesa tener un primer contacto con el mundo del Marketing, te invitamos a conocer nuestro Curso Online de Marketing: Fundamentos. Si ya estás familiarizado con el sector del Marketing y Ventas y quieres mejorar tus conocimientos sobre este campo, te presentamos nuestro MBA Online con especialización en Ventas.

Post relacionados que te pueden interesar


Comparte en las redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *