5 errores comunes de liderazgo

La mayoría de los artículos sobre liderazgo se centran, sobre todo, en las competencias y habilidades que debería tener un líder. Incluso dando ejemplos sobre la mejor forma de ejercer un buen liderazgo.

Sin embargo, a veces es tan necesario saber qué hay que hacer, como conocer los errores más comunes que afectan a quién dirige.

Estos son los 5 errores más comunes que deberías evitar si quieres ser un buen líder.

  1. Desmotivación

Si la motivación es clave a la hora de dirigir a un equipo en la consecución de los objetivos, no tener la capacidad para motivar a tus trabajadores se convierte en un problema de dimensiones considerables. Como líder, debes motivar a las personas y saber qué es lo que quieren y, para eso, tienes que conocerlas. A veces un aumento de sueldo está bien como recompensa, pero otras muchas la motivación viene de la mano de posibilidades como desarrollar su propio talento, continuar su formación o tener la autonomía suficiente para tomar decisiones y asumir riesgos.

  1. No permitir el desarrollo del talento interno

Esto implica priorizar el aprendizaje de los trabajadores. Dentro de la compañía existen numerosas personas talentosas, con ganas de aprender y de adquirir nuevas habilidades y competencias. El papel del líder es detectar este talento dentro de la empresa y saber potenciarlo. Ningún empleado es igual, teniendo identificados los talentos de cada trabajador es más sencillo saber potenciarlos y utilizarlos para alcanzar los resultados deseados.

  1. No tener nunca tiempo

Para todo lo anterior, hace falta tiempo. Un error muy común es ser inaccesible o no tener nunca tiempo, dando mayor prioridad al trabajo que a la gente. Teniendo en cuenta que la transformación depende de las personas, ésta no se puede producir sin dedicar tiempo al cara a cara con ellas. Diseñar canales para que los trabajadores puedan contactar con el líder es paso fundamental hacia un liderazgo de éxito.

  1. No reconocer los errores

Admitir que nos equivocamos nos convierte en humanos. Si nunca cometiéramos errores, nunca podríamos aprender de ellos. Pero para aprender, primero debemos reconocer que hemos fallado. Cuando un líder no lo admite, pierde credibilidad al tiempo que destruye la confianza del equipo.

  1. No motivar el cambio

Si el cambio es una realidad y una necesidad, no promover la transformación en la empresa es sinónimo de fracaso. Sin embargo, para conseguir que la gente innove hay que intentar disminuir el miedo al cambio y a lo desconocido, acompañando a los trabajadores durante la transición y mostrando, con ejemplo y liderazgo, los beneficios que se obtendrían.

Además, también la formación puede ayudarte a convertirte en un líder de éxito. Descubre aquí todos nuestros cursos.

 

 

Post relacionados que te pueden interesar


Comparte en las redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *