Marketing de contenidos

Los 4 errores de la estrategia de contenidos        

Las razones por las que las empresas ponen en marcha una estrategia de contenidos y no otra, son muchas y muy evidentes. Por un lado, los consumidores están cansados de recibir mensajes publicitarios que los bombardean cada día y a todas horas, de una forma abusiva y molesta. Por otro, con la estrategia de contenidos es más fácil hacer llegar a los consumidores el mensaje que queremos que les llegue. Y éstas, son solo algunas.

Todo ello hace que el marketing de contenidos sea considerado la piedra angular de toda estrategia de comunicación y la mejor opción para establecer relaciones con los consumidores y conseguir llegar hasta ellos. Pero, ¿es tan fácil crear una estrategia de contenidos exitosa?

Sin duda, muchas de las empresas que se lanzan con ella creen que con abrir un blog y empezar a publicar contenido sin haber analizado previamente nada, solo por hacer lo mismo que la competencia y cuanto antes, es suficiente. Este es el principal motivo por el cual no tienen éxito, ya que deriva en una lista inmensa de problemas como pueden ser: que no se lea lo que publicamos, no saber llegar a los usuarios, no ofrecerles lo que estaban buscando o que nuestro contenido no se comparta ni genere reacción alguna.

Pero todo lo anterior solo indica que estamos fallando en algo básico, que tenemos errores y que debemos identificarlos

¿Quieres saber cuáles son algunos de ellos?:

El más importante es no tener una estrategia clara y perfectamente definida.

Es totalmente imprescindible crear una estrategia que guíe todas las publicaciones y en base a unos objetivos previamente fijados. Sin una estrategia clara y redactada por escrito, solo nos lanzaremos al vacío publicando contenido que probablemente no responda ni a los objetivos que perseguimos, ni a lo que nuestro cliente puede demandar.

No entender a tu lector

O escribir pensando exclusivamente en uno mismo y sin pensar en el tipo de contenido que puede interesarle al lector. Para que una estrategia de contenidos sea realmente buena, es preciso crear contenido que no pase desapercibido, que sea capaz de generar interacción y que involucre a los lectores y, para ello, nada como realizar un análisis previo del perfil de tu público objetivo: quiénes son, qué quieren y qué les interesa.

Contenidos sin personalidad, o producidos por personal no especializado

El principal error es creer que todos podemos generar contenido o que el contenido no es realmente tan importante como para dedicarle demasiado tiempo. Para escribir contenido de calidad, no valen las prisas. De igual forma, la voz y el tono que apliquemos en cada uno de nuestros mensajes es lo que dará personalidad a nuestra marca y, además de reforzar nuestro Marketing de Contenidos, conseguirá generar engagement. Esto solo es posible haciendo todo lo anterior, es decir, impregnando cada texto de personalidad, hablando de tú a tú, ofreciendo contenido relevante, mostrándonos cercanos…

No promocionar el contenido

El contenido puede ser realmente bueno y original, estar hecho por alguien muy talentoso y ser relevante para los lectores al que lo dirigimos, pero, a veces, se necesita otro pequeño empujón. Las redes sociales son la mejor opción para promocionar nuestras publicaciones y conseguir un mayor alcance. Pero también para ello es necesaria cierta planificación y comenzar a mover los Social Media antes de lanzar nuestra estrategia de contenidos.

Si este post te resultó interesante, quizás quieras profundizar más a través de nuestro Curso Online de Marketing.

Post relacionados que te pueden interesar


Comparte en las redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *